MORELIA, MICHOACÁN.- Estas Águilas de Miguel Herrera viven al límite. Hoy cayeron 2-0 ante Morelia por el partido de ida de las Semifinales del Apertura 2019, necesitando de un nuevo milagro el próximo domingo en el Estadio Azteca para avanzar a la Final.
El vértigo de Monarcas fue veneno puro para un equipo que, como ante Tigres en el Azteca, salió dormido, desconectado, incapaz de dañar a un rival que ya no tenía nada que perder.
Luis Ángel Mendoza, Edison Flores, Aldo Rocha y hasta el propio José Joaquín Martínez fueron mucha pieza para la línea baja de los azulcremas, que pide a gritos ayuda para el próximo semestre.
Cuando incluso Guido Rodríguez luce ansioso y nada claro, pocas cosas pueden ir bien para los de Coapa, que al 15′ se fueron abajo cuando la zaga quiso dejar en fuera de lugar a Luis Ángel Mendoza y el volante terminó habilitado y asistiendo a Fernando Aristeguieta, quien solo empujó el balón para marcar el 1-0.
Morelia, que en este momento es un estado de ánimo, fue corazón, empuje y garra, algo que parece aflorarle al América solo en situaciones extremas.
La sangre caliente que le faltó al equipo para atacar, le sobró a Jorge Sánchez cuando se hizo expulsar en cuatro minutos, dos tarjetas amarillas con las que se le desdibujó la defensa al «Piojo».
Y fue justo donde apretó Morelia, pero ya sin arriesgar de más, a puro contragolpe porque en este momento cuentan con «El Quick» quien orquesta la mayoría de los contragolpes michoacanos, así nació el segundo de Morelia.
El latigazo se dio de una pérdida entre Federico Viñas y Giovani dos Santos tras un tiro de esquina, Edison Flores tomó el balón a pura velocidad y asistió a Mendoza, quien se quitó a Guillermo Ochoa con un sombrerito y con el balón suelto Aldo Rocha apareció para poner el segundo de los locales.
América intentó reaccionar. Sebastián Cordova y Roger Martínez fueron las respuestas de Míguel Herrera, quien era un manojo de nervios cada que Monarcas, que también perdió a Sebastián Vegas por expulsión, montaba esos veloces contragolpes, que para su fortuna no causaron más daño.
Dos goles o un milagro es lo que necesita América para meterse a la Final del Apertura 2019.