Viernes, 20 de Octubre de 2017

TRI…UNFO SIN PROBLEMAS Y RUSIA ESTÁ CADA VEZ MÁS CERCA

09 Junio 2017
Escrito por  Deporte y mas

gol Tri 640CD. MÉXICO.- Caminando. Parece que aunque el término se quiera evitar para mantener las líneas de respeto antes los rivales del Hexagonal, es la manera en la que México se dirige hacia el Mundial de Rusia 2018, ya que alcanzó 13 unidades y se mantuvo invicto en la eliminatoria.


Honduras llegó con el anhelo de un nuevo “Aztecazo”, pero se fue con la “H” más enmudecida que nunca y con sus aspiraciones mundialistas prácticamente acabadas. Poca resistencia opusieron unos catrachos que se quedaron con las ganas de volver a sacar puntos del coloso de Santa Úrsula.


El boleto a Rusia está cerca. Para obtenerlo habrá que imponerse a Estados Unidos, el próximo domingo, para reafirmar que el gigante de la Concacaf despertó y está de regreso.

 


EL PARTIDO


Con un marco desangelado por la ausencia de los aficionados en la tribuna, la Selección Mexicana salió con la consigna de evitar que Honduras volviera a arrebatarle puntos del estadio Azteca y, de paso, mantener un camino tranquilo con rumbo a Rusia 2018.


Dentro de todo, la misión fue sin sobre saltos, ya que los catrachos propusieron un juego a la defensiva, ordenados y con espacios cerrados, para buscar después el contragolpe en donde pudieran dañar a la zaga mexicana. La apuesta les funcionó, ya que no solamente pisaron el área de Guillermo Ochoa, sino que por momentos se hicieron de la posesión del esférico y generaron opciones de relativo peligro.


Fuera de ese lapso de cinco minutos, los dirigidos por Juan Carlos Osorio monopolizaron la pelota, intentaron abrir con Corona como principal opción en el ataque, y aunque les costó trabajo, finalmente rompieron el cerco defensivo en un tiro de esquina ejecutado por Herrera y rematado por Alanís en los linderos del área chica.


La anotación le permitió al Tricolor irse al descanso con tranquilidad, mientras que a los hondureños les generó frustración que se vio traducida en los golpes que repartieron y con los que vinieron las primeras tarjetas amarillas de la noche.


Con el correr de la segunda mitad, vinieron los cambios. El “Predicador” mandó a la cancha al “Chucky” Lozano con la finalidad de explotar el encuentro, y cerca estuvo de conseguirlo de manera inmediata al ser habilitado por Jonathan dos Santos en una pelota bombeada que le cayó centro del área e intentó definir por encima de Escober, pero con un exceso de fuerza que hizo que su envío se fuera por encima. Sin embargo, a la segunda no fallaría; mano a mano con el arquero, al cual eludió y sobre la carrera la mandó a guardar para justificar su ingreso al campo, y de paso, su salida a Europa.


Esa anotación significó la debacle visitante. La “H” enmudeció por completo, solamente quedaron escombros con los que México terminó por barrer cuando Raúl Jiménez ingresó con la pelota dominada al área, le picó la bola a Escober y corrió para festejar junto con sus compañeros. La fiesta ya era redonda.


Fueron minutos electrizantes de México. Un vendaval en el que Honduras fue arrasado y desapareció. Con el resultado en la bolsa, el seleccionado nacional manejó los minutos restantes a su antojo, a sabiendas de que a la vuelta de la esquina ya está el Clásico con Estados Unidos y el boleto a Rusia.


Finalmente hubo en el estadio Azteca una actuación contundente y convincente; con una superioridad manifestada en el marcador y que hizo que los presentes en la tribuna salieran contentos y conectados con su representativo.


El tiempo no dio para más. México se fue aplaudido por su gente y lleno de confianza para una cita que tendrá un marco pletórico asegurado y el aliciente de subirse al avión mundialista a costa del acérrimo rival.

 


esto